TANGOS

Pirada y rebelde

Con un hilo en la garganta,
voy apagando las luces de este barrio,
tragando la soberbia de un otario,
que te llevo a pasear por Madrid.

Que tu mirada se me ha ido,
cortando campo lejos del nido.
Ya ni de tus ojos al acecho,
¿Qué me has hecho antes de partir?

Así dicen che,
que los hombres no lloran.
Y yo soy macho de sepa,
pero este bandoneón,
ha lagrimeado por los dos.

Cortaste de mi pecho, de raíz el corazón.
Lo arrancaste y mala vida,
hoy te recuerdo con rencor.

Sacame de encima esta miseria,
llevatela con vos.
Pirada y rebelde,
sos una trucha siniestra.
Que mal me has dejado,
ni la sonrisa me quedo.

No vuelvas ya te he dicho.
Me engrupiste con tu juego,
me enredaste como a un gil.
Me dejaste un lago en el balero,
me mataste hasta morir.

Anuncios

4 comentarios sobre “Pirada y rebelde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s