BITÁCORA

El gaucho a la sombra

Hace muchos años, un viejo amigo de mi padre, me contó una historia a modo de broma pero con una moraleja un tanto genial.

Iba un empresario andando por la ruta, un tanto perdido. Estaba buscando la hacienda de un conocido, la cual estaba a punto de comprar. Acostumbrado a la ciudad, donde las calles tienen nombre y las casas tiene la dirección al frente, se encontraba rodeado por arboles y pasto hacia donde mirara. Una ruta completamente vacía, sin rastro de algún pueblo cercano. Cada tanto se lograba ver alguna casa a la distancia que nada tenían que ver con la que el pensaba adquirir. Cansado de avanzar sin ningún sentido, donde para el GPS estaba en el fin del mundo, se tiro al costado de la ruta cuando por fin vio a una persona para pedir orientación. Aquel hombre, un gaucho de campo fiel a su estilo, con el mate bajo el brazo, el caballo atado a un costado, echado a la sombra debajo de un Ceibo hermoso que estaba a unos metros de la ruta, lo mira atento y expectante.
  • Buen día – Dijo el gaucho
  • Buen día señor. Lindo día para estar en la sombra –
  • Y ¿Que se le va hacer no? –
  • Digame señor, ando un poco perdido y tal vez me pueda ayudar. Estoy buscando la haciendo de Don Jose Hernandez ¿Lo conoce? – Lo pregunto el empresario
  • ¿Como no conocerlo?… todavía tiene unos 15 kilómetros mas sobre esta ruta –
  • ah muy bien… muchas gracias –
  • No hay de que… –
Luego de pedir las indicaciones y decido a continuar su camino, hubo algo que lo hizo dudar y regreso hacia al gaucho. Veía tanto campo sin demasiados animales, sin estar sembrado… necesitaba sacarse la duda, antes de adquirir tierras de esa zona.
  • Lo molesto otra vez… ¿Esta tierras son aptas para cosechar? –
  • Si señor, puede sembrar lo que usted quiera –
  • Y digame ¿El campo es suyo? –
  • Si señor… –
  • ¿Y porque no lo siembra? –
  • Tengo una huerta atrás de la casa –
  • Si pero digo… ¿Por que no siembra todo el campo? –
  • ¿Y pa que? –
  • Para luego cosechar, ganar dinero y volver a sembrar mas –
  • ¿Y pa que? –
  • Para hacer mucho dinero, comprar campos vecinos, sembrar aun mas –
  • ¿Y pa que? –
  • Para tener mas hectáreas, así sembrar mucho mas campo y poder tener cada vez mas animales –
  • ¿Y pa que? –
  • ¿Como para que?… para que el día de mañana, después de mucho trabajo, pueda por fin descansar, vivir tranquilo y sin problemas… –
  • ¿Y usted que cree que estoy haciendo ahora? –

Este dialogo me fue contado a modo de chiste, del cual saque una pequeña conclusión: “Muchos trabajan sin parar con el fin de tener una vida mejor, una vida digna. El problema es que tarde se dan cuenta, que tendrían que volver a nacer para poder disfrutarla”

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios sobre “El gaucho a la sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s