BITÁCORA

Fue la primer vez y no sera la ultima…

Fue la primera vez y no sera la ultima. Salí de casa sin mi teléfono celular, pude darme cuenta a las pocas cuadras que lo había olvidado en la mesa de la cocina. Tenia la posibilidad de regresar en su búsqueda, aun así, decidí apartarme de él por un día entero ¿Que podría pasar? Al principio me sentí desnudo, escuchaba un teléfono sonar y revisaba mis bolsillos inútilmente. A medida que fue pasando el tiempo, la sensación de abandono se fue curando de a poco. Llegue a sentirme libre, auto suficiente y sin la dependencia psicológica a la que me sometía todos los días. Estaba desconectado del mundo y se sentía bien.

No fue sino hasta el final de mi día, que tome consciencia de la importancia que generamos en torno a este aparato. Mi olvido voluntario, genero un revuelo exagerado y descomunal. Al llegar a mi casa me encontré con una situación desbordante. Mi madre llorando en la vereda, la policía y los bomberos tirando a golpes la puerta de mi casa, mi padre consolando a mi hermana y los vecinos… bueno, los vecinos se habían asomado solo por curiosidad. Y yo sin entender que es lo que estaba pasando, comencé a abrirme paso empujando a la gente. Mi madre desconsolada no paraba de llorar. Me miraba como si estuviera viendo a un fantasma. Mi padre y mi hermana vinieron corriendo a abrazarme a penas me vieron.

En cuanto lograron calmarse, me explicaron todo lo que había sucedido. Estuvieron intentando comunicarse conmigo por todos los medios posibles… (eso fue lo que dijeron) Habían mandado mensajes por todas las redes sociales, innumerables llamadas telefónicas y por ultimo la desesperación de que no les abriera la puerta de mi casa, desato la locura. Enloquecieron de repente ante mi ausencia y enloquecieron a todo el mundo, basados simplemente en “No nos responde al celular, algo le habrá pasado”. En ese momento comprendí la dimensión de todo esto. Ese bendito aparato desvirtuó por completo la realidad, al punto de volver incomprensibles a las personas. La costumbre de creer que el mundo nos cabe en los bolsillos, que tenemos un contacto constante en tan solo segundo con cualquier persona. Creer que debemos estar donde esta nuestro teléfono.

Fue la primera vez y de seguro no sera la ultima.

https://dailypost.wordpress.com/discover-challenges/opening-line/

Anuncios

6 comentarios sobre “Fue la primer vez y no sera la ultima…

  1. Please do not take offense, me commenting in English. I am not that good in Spanish, but I loved the piece and I will be reading more.
    By the way, I did it once too, left my phone at home on purpose. “Virtually de-wired” mode on, it was a discovery. You reminded that I need to do it more, but I will tell my parents first 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s