HISTORIAS CORTAS

DESTROZANDO AL TIEMPO…

 

150220094857_relojes_624x351_thinkstock.jpg

¡Tic-tic!… me vuelve loco. Rompí contra el piso el reloj de la mesa de luz. Se que exagere, pero ese ruido me molestaba desde un principio y me quise probar a mi mismo que podía soportarlo. Me sucede con muchas cosas a las que le quiero proponer una paciencia obligada, cuando desde el comienzo ya me desespera.

¡Tic-tic!… no puede ser, sigue sonando. Yo lo vi romperse y aun lo veo despedazado por el suelo.

¡Tic-tic!… así no se puede escribir, que ruido tan molesto.

¡Tic-Tic!… carajo, es el reloj de pared. Que ataque de rabia me agarro. Tome el palo de la escoba por un extremo para alcanzarlo. Lo baje a palazos y una vez en el suelo comencé a patearlo hasta que me dolieran los pies. “Que paz” pensé, “ahora si”.

¡Tic-tic!… noo, no, no. Por favor ¿y ahora que?. Fui a la cocina con un hierro que uso para remover las brazas de carbón y lo estrelle contra el reloj “cu-cu” de madera, que la madre de mi mujer le regalo en su cumpleaños. En el primer golpe, el pajarito salio de su casita haciendo su ruido molesto. Eso fomento aun mas mi bronca y no pare de golpearlo hasta que solo quedaran astillas de madera y aserrín. ¡Ahora si, necesito paz!

¡Tic-Tic!… Odio mi vida. Fui hacia el baño con el mismo fierro que acabo con el reloj “cu-cu” para destruir el ultimo. Si, en el baño. No se para que uno quiere saber la hora cuando esta en el baño pero son ideas de mi mujer. Fue, de todos, el que mas disfrute destruir. “Que placer, ya esta todo roto. Ahora si podre relajarme al tomar un baño”.

¡Tic-Tic!.. Me quiero divorciar o morir; da igual. Ya no había mas relojes en ningún sitio de la casa. El molesto sonar de las agujas ya lo tenia incorporado en el cerebro. No podía sacarlo, no había forma.

Era tarde ya, cuando mi mujer llego de trabajar y me encontró en un rincón sentado. Tenia en mis mano una nota que ella me había dejado en la heladera. Para aumentar su sorpresa, había destrozado todo el lugar. No me alcanzo con destruir todos los relojes, ademas me encargue de romper todo objeto que marcara la hora; la computadora, el celular…

– Marcos ¿que paso acá? –

– No me lo vas a creer –

– El cu-cu que me regalo mama –

– Lo hice mierda. Perdón amor, leí tarde la nota. Hice mierda todo –

– ¿Pero por que? –

– Por eso maldito ¡Tic-tic! que no para de sonar –

La nota decía: Marcos, esta atento que a las 15.00 horas va a venir el plomero para arreglar el grifo de la cocina que no para de gotear.

Anuncios

5 comentarios sobre “DESTROZANDO AL TIEMPO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s