EL CAMPEONATO DE MI VIDA·Relatos de fútbol

El dueño de la pelota

Pobre Milton, ahorraba cada centavo que conseguía para comprarse una pelota, de esa forma se aseguraba estar en la lista de los titulares para jugar en el barrio. Eran terribles las cosas que le hacíamos pasar. Claro que contaba con nosotros como amigos, pero amábamos el fútbol y cada partido lo devorábamos con una pasión que no toleraba la falta de habilidad. A veces nos daba un poco de pena nuestro amigo, siempre tan gentil que jamás nos devolvía los insultos que le lanzábamos tras las derrotas. Hasta que una vez, sufrimos la dolorosa tortura de escucharlo llorar encerrado en el baño. Fue después de un partido que perdimos y luego de insultarlo tanto se encerró ahí para dejar de escucharnos. Desde entonces nos prometimos tratarlo con más respeto, nuestro mal trato era inconsciente, impulsado por el fervor o la calentura del momento, pero jamás le quisimos hacer daño intencionalmente.

A veces los errores llegan tarde para alertarnos, muchas veces llegan cuando ya no podemos hacer nada. Un día, luego del pacto de no agresión, nos tocó nuevamente armar equipo en la clase de educación física y ahí comprendimos más de lo que hubiéramos deseado. Milton había faltado a clases, nosotros no lo sabíamos pero estuvo todo el fin de semana enfermo. No lo sabíamos porque lo estuvimos evitando para no invitarlo a jugar dos compromisos que no podíamos perder. En fin, ahora estábamos en clase y a nosotros nos faltaba uno. Teníamos la opción de elegir no jugar pero el orgullo va primero, lo hicimos con uno menos. Esa mañana pasó lo que nunca imaginamos, no solo no pudimos ganar ni un solo partido, sino que tampoco convertimos goles y pasamos a ser, por primera vez en la historia, los peores del torneo estudiantil. Milton, querido perro mío ¿Dónde estás amigo? Con Ricardo nos mirábamos totalmente sorprendidos, queríamos mucho a nuestro gran amigo pero jamás se nos hubiese cruzado por la cabeza, que lo íbamos a extrañar en una cancha de fútbol. Fue entonces que, después de dar asco jugando, nos empezamos a reír por haber sido tan estúpidos y tomamos la decisión de cambiar las cosas. Íbamos a dedicarle el tiempo que hiciera falta para entrenar a nuestro amigo y que dejara de ser un maldito perro jugando. Así fue que en cuanto salimos del colegio, pasamos por un kiosco a comprar una gaseosa y galletitas para ir a lo de Milton, rogarle que no faltara nunca más en nuestro equipo, que no hacia falta que comprara más pelotas, que a partir de ahora nosotros lo transformaríamos en un gran jugador y así siempre tendría un lugar en nuestro equipo, eso sí, en el arco. Como les dije anteriormente, ese día comprendimos más de lo que hubiéramos deseado, porque al llegar, su tía nos recibió llorando en la puerta. Tardo unos segundos en contarnos lo que había pasado. A Milton lo ataco un virus y estaba muerto. Todo se desmorono aquel día. El tiempo nos robó la posibilidad de pedirle perdón a nuestro amigo, de invitarlo a un partido todos los días, de darle un abrazo en el próximo gol, de hacer que mejorara su habilidad.

Cuando lo velaron fuimos junto con Ricardo. Le compramos una pelota la cual firmamos los dos y una camiseta donde les escribimos una extensa carta. Sabíamos que nunca iba a darles uso, pero fue un acto reparador. Nuestra conciencia dolía, éramos jóvenes y a la fuerza, el futbol, nos dio una lección de vida que nos marcó a fuego. En aquella carta escrita en la camiseta, dejamos una frase que hasta el día de hoy su tía nos la recuerda con lágrimas en los ojos.
“Milton, perro amigo, perro fiel. Jamás volveremos a jugar con el equipo completo, siempre va a faltarnos uno a partir de hoy”

Anuncios

8 comentarios sobre “El dueño de la pelota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s