EL MURAL DE UN POETA MUERTO

MI BELLA DAMA

Tus venas de agua dulce,tus penas indigentes,
sintonía de una mueca que vaga tiernamente.
Tu vientre hogar de hijos, tus piernas solitarias,
compás de una sonámbula armonía distraída.

Tus pies van descalzos inmóviles al riesgo,
heridas de un camino que sufrió lo batallado,
puñal enterrado en tu costado más digno.

Tu mirada pérdida es mi destello constante,
lastima mi suerte navegante sin destino.
La paz que hoy nos vigila entre tanta historia,
algunos la llaman turbia, yo la llamo gloria.

No se rompieron cadenas para atarte con sogas,
pero si se han roto promesas para deshonrarte.
Tus pensamientos vuelan para arder lejos,
destino insensible al calor de tus entrañas.

De perfil va la silueta perfecta,
con un brazo en alto expectante,
sublime gesto de rebeldía latente,
o talvez un simple grito de auxilio.

Tu espalda recta y cansada de llevar a cuestas,
los que se dicen hermanos nos arrojaron miseria,
en décadas constantes de inolvidable traición.

Serás tan bella como extraña.
Serás tan extraña como dama.
Serás tan dama como luz de día,
que jamás el cielo permita,
sorpresa de viejos rencores.

Hoy te puedo agradecer por tu viento suelto,
por mantener y sostener tanto sueño revuelto,
por no hacer daño a la fruta que no madura,
por ofrecer al rebaño toda tu figura.

Y al romper en mil pedazos mis años de silencio,
quiero prometerte alerta de un milagro agónico,
el día que aprenda a volar
dejare de pisotear tu suelo heroico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s